Blog

Investigaciones, ideas y noticias sobre innovación abierta.

¿Qué pasará en el paro nacional?

por | Feb 25, 2020 | 10 Comentarios

En el feminismo se innova

Proponer soluciones innovadoras en ocasiones cimbra el estatus quo: eso que llamamos «normalidad» -por precaria que sea-. 

Yo pienso que el feminismo enfrenta los mismos retos que la innovación, porque representa la contracorriente. La pregunta es ¿podemos hacer las cosas de un modo distinto?, porque el resultado del modelo social que ha imperado por siglos EVIDENTEMENTE NO ESTÁ FUNCIONANDO. 

Como la innovación y en palabras de un querido amigo jesuita Juan Enrique, el feminismo «busca despertarnos de la anestesia social y de la indolencia ante el sufrimiento» de millones de mujeres y niñas en el mundo; y el sufrimiento de quienes no son mayoría y no les invitaron a la mesa donde se pusieron de acuerdo para definir las reglas del juego: mujeres y niñas, personas empobrecidas, personas que migran, personas de pueblos originarios, personas que no pudieron estudiar, personas que tienen una preferencia sexual distinta a la que nos hay determinado los roles de género, personas que tienen una discapacidad.

El impacto nacional que tendrá un día sin mujeres 

La existencia de violencia a la mujer en México, nos ha orillado  a innovar y a formar parte de nuevas estrategias como lo es el paro nacional del día 9 de marzo, un día sin mujeres donde, ninguna trabajará, ninguna estará en la calle, ninguna hará actividades estudiantiles, «El nueve ninguna mujer se mueve».

De acuerdo al artículo de Publimetro «Un día sin mujeres costaría más de 26 mil mdp a México»,  muestra a través de datos numéricos las futuras repercusiones que implicarán en el día del paro nacional:

Un día sin mujeres –como protesta contra los feminicidios, la violencia de género y el acoso sexual– costaría a la economía de México más de 26 mil millones de pesos; además del caos y las afectaciones monetarias de millones de hogares.

El Centro de Investigación de la Mujer en Alta Dirección (CIMAD) reveló que, dicho paro nacional, convocado desde las redes sociales para el próximo 9 de marzo, paralizaría a 40% del personal ocupado en las empresas del país.

Para dimensionar el impacto de este último dato y estimar cuánto se perdería, basta decir que la economía mexicana –medida a través del Producto Interno Bruto (PIB)– genera 65 mil 753 millones de pesos diarios.

De tal suerte que prescindir del 40% de la fuerza laboral femenina de las empresas, que precisamente generan la riqueza del PIB, provocaría una merma diaria de 26 mil 301 millones 370 mil pesos.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que México cuenta con 22 millones 32 mil 255 mujeres ocupadas; quienes desarrollan alguna actividad económica o servicio.

Si se toma en cuenta que el salario promedio de los trabajadores registrados ante IMSS alcanza 396.2 pesos diarios, la parálisis de las mujeres ocupadas costaría ocho mil 729 millones de pesos, en ingresos personales o familiares.

Mientras que en términos estrictamente laborales, la ausencia de las más de 22 millones de mujeres ocupadas, sería como si la industria automotriz nacional –que cuenta con más de 900 mil empleados– suspende sus actividades por 24 días consecutivos.

El director de CIMAD, Eugenio Gómez Alatorre, explicó la aportación de las mujeres a la economía nacional, no sólo es clave, sino que las desigualdades y los obstáculos que enfrentan para su desarrollo profesional, cuestan y restan crecimiento al PIB.

En una entrevista con Publimetro señaló que un estudio publicado McKinsey Global Institute reveló que, si México logra cerrar la brecha de género, ganaría 2.2 puntos porcentuales adicionales de crecimiento, cada año.

Esto significaría que, si el crecimiento de la economía mexicana fuera de 1% del PIB –como proyectan varios analistas para 2020–, el desarrollo del país daría un salto hasta una tasa de 3.2% anual.

Una innovación histórica

El feminismo se ha atrevido a cuestionar las costumbres, los roles de género, al Estado; es uno de los movimientos más trascendentes de la actualidad, rompiendo paradigmas que se habían considerado «inquebrantables», cuestionando lo que se había considerado «impensable», haciendo lo posible para tener equidad y seguridad. El paro nacional del 9 de marzo ha creado una revuelta con sin fin de opiniones y formas de pensar… surgen varias preguntas: ¿Cuáles serán las consecuencias del paro? ¿Repercutirá solamente en la economía del país? ¿El gobierno realmente tomará riendas en el asunto? ¿La estrategia es la apropiada? ¿Se transformarán las perspectivas de opiniones contrarias? ¿Será beneficio o perjuicio?

 

Respuestas destacadas

  1. Me parece muy interesante ver todas las repercusiones económicas que implicará el paro, claro si se ejecuta de la manera en que se plantea, es decir, si todas las mujeres en México paran lo cual por más que quisiera que así fuera lo veo poco posible.
    Tengo la suposición de que las consecuencias del paro van a ir más allá de lo económico ya que por lo menos en los contextos donde si se realice el paro se genere una reflexión de los patrones y conductas y sistemas que debemos cuestionar.
    A pesar de esto creo que para que realmente se genere el cambio por medio de un paro, este debería de durar más de un día para que realmente impacte en la economía, política y sociedad, sin embargo, una propuesta sería que se tomarán los espacios cotidianos para generar conversación entre hombres y mujeres para fomentar la empatía entre la sociedad y también fomentar la apropiación del problema por parte de todos para que se asuman cómo responsables ya que es un problema social y todos somos miembros de ésta.

  2. La pregunta de qué pasara en el paro nacional es buena, ¿qué pasará después? me inquieta. ¿Qué haremos luego de parar y ausentarnos? ¿qué harán nuestros familiares, amigos y colegas del trabajo o de la escuela? Cambiaremos ¿cómo? ¿hacia dónde? Yo me siento, ahora mismo, desorientada e inútil ante la inmensidad y complejidad del monstruo de mil cabezas que entrama la violencia y la indolencia al sufrimiento del que somos parte.
    ¿Tú violentas? - No-. ¿Actúas para parar la violencia? -Tampoco-.
    Hoy que escuché la voz de la madre de la estudiante colombiana asesinada, junto a sus compañeros y el conductor de Uber, diciendo “le enviamos a México a una mujer para salvar vidas y nos la regresan muerta”. Esa es nuestra humanidad.
    No pude evitar llorar cuando escuché su voz calma y sensata, como lloré cuando escuché el caso de Fátima o el de Ingrid. Ahora que hago memoria, me doy cuenta que no recuerdo exactamente cuándo comencé a llorar, cuándo REALMENTE escuché la tragedia. Recuerdo que en 2016, cuando me enteré del caso de Irma Ferreyra, una amiga me invitó a marchar. Marchamos miles de mujeres en América Latina, repudiando la brutalidad con la que fue despojada. Era impensable detenerse a contar cada una de las heridas que había sufrido Irma, como sucedió con Ingrid, con Fátima, con todas las que se han ido. Cada vez que escucho de una mujer asesinada pienso que hemos llegado al clímax de la crisis, pero luego aparece otro caso que nos vuelve a cimbrar. Lo contabilizamos y seguimos en vilo, como esperando que llegue algo más que rompa con la anestesia que nos mantiene pasmados, con la vista hacia afuera, con las pupilas dilatadas. No nos miramos a nosotras y nosotros mismos ¿verdad? miramos a las y los otros.
    Quien mata, viola, golpea, ofende, anula, exhibe, controla, manipula y despoja lo hace porque hay un juego cuyas reglas le permiten y le alientan a hacerlo. Porque ese juego le ha configurado como un jugador, que “tiene” que demostrar su dominio, su fuerza, su valor y su audacia de jugar en impunidad.
    En este juego, ENTÉRATE, no habemos espectadores. Todas y todos jugamos. Quizá valga la pena, más que analizar la tragedia, que analicemos la cotidianidad. Esa que cocinamos en casita, a fuego lento, esa con la que nos alimentaron y con la que alimentamos a nuestras hijas e hijos. Esa que configura a las personas, en la violencia y en la indolencia.

  3. ¿Qué es el feminismo? ¿Cuál es el trasfondo del Paro del 9 de marzo? ¿Se sabe, realmente, qué se conmemora el día 8 de marzo?

    Honestamente, no estaba informada, completamente, de lo que trataban cada uno de éstos términos, ni de la intención raíz que existe detrás de un paro como el que se llevará a cabo; podría poner las manos al fuego, asegurando que no soy la única persona que se encuentra en esta situación de duda, o simplemente de falta de información.
    He escuchado frases como “¿de qué les sirve faltar al trabajo ese día?, no se generarán cambios a partir de eso?.. ¿se van a tomar el puente del 9?” No, no es un puente; no, probablemente no nos ayudará a combatir cada uno de los feminicidios diarios que tenemos. Acorde a información de INEGI, en el 2018 se registraron 3,752 defunciones por homicidio de mujeres, dando como resultado que por día, 10 mujeres eran asesinadas (INEGI, 2019)*; en el 2019, las cifras incrementaron.

    Denuncias se han llevado a cabo, y son mínimas aquellas las que tienen seguimiento. Se busca levantar la voz, buscar espacios seguros, obtener apoyo, y lo único que se consigue es silenciarnos, decirnos que lo que se hace es exagerado, que lo sucedido es nuestra culpa. Sí, podrá ser que las acciones que se han llevado a cabo son elevadas de tono, ¿pero qué hacer cuando se buscó solucionar el problema, a base de diálogo, y se ignoró por años?

    Creo que es un problema que no se puede solucionar de un día a otro, por más triste que suene. Sin embargo, cada uno puede aportar. La información es poder, por lo que es importante conocer qué hay detrás de este movimiento, cuáles son las cifras que rodean a nuestro país; no hay que minimizar la situación en el país.
    También, evitemos generar bromas en torno al tema; esto solamente nos lleva a seguir normalizando la violencia.

    Hay que mantenerse unidos y unidas, dando todo el apoyo necesario. Hoy en día, existen diversas aplicaciones de diversos usos: desde pedir ayuda, hasta conocer la posición de una persona, durante todo el día. Una de ellas es Life360 (https://www.life360.com/), la cual te ayuda a llevar el track de una persona durante todo su día, incluyendo detalles como la velocidad en la que se encuentra al moverse, la hora en la que se retira del trabajo/escuela/etc., entre otros aspectos.

    Hay algo que me he preguntado constantemente, y que me parece muy triste: ¿por qué tenemos que llegar a descubrir nuevas medidas preventivas, cuando siquiera deberían de existir casos de violencia?

    Los grandes cambios pueden venir de pequeñas acciones. Pensemos cómo podemos apoyar, de forma independiente. ¿Cómo podemos no fomentar la violencia? ¿Cómo podemos apoyar al movimiento feminista?

    *https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2019/Violencia2019_Nal.pdf

  4. DeliaR says:

    ¿Qué sucederá después? También, al igual que @KarinaOH me inquieta el después del 09, ¿qué haremos el 10, 11, 12… de marzo? Por el momento, me es importante recalcar que lo que he encontrado a partir de mencionar el paro es que al menos estamos hablando en torno al tema, algunos se lo han cuestionado, otros han preguntado “Pero, ¿qué no es una lucha de todos?”, y me parece que eso ya es un gran logro por sí mismo.

    Reflexiono que acciones concretas además del paro debemos realizar, me parece importante iniciar por la educación básica, es decir, ¿cómo podemos integrar en las primarias que se hable de este tema? ¿cómo podemos sensibilizarnos y generar empatía entorno a la situación que se vive en el país? Busquemos espacios de dialogo donde podamos cuestionarnos las razones, y compartir a distintos hombres el miedo que tenemos, en mi caso lo he hecho ya en mi salón de clases.

  5. “Yo las voy a esperar” fue la última frase que escuché al salir el viernes de la oficina, y vino de un compañero con quien he conversado cuando mucho media hora desde hace 4 meses que entré ahí a trabajar. Aunque no lo hayan dicho, sé que los policías de la entrada, los colegas del “Despacho 5” y del resto de la institución también nos esperarán —pese a que no lleguemos—, a sabiendas de que es sólo un ejercicio.

    Me gustaría saber lo que ocurrirá el lunes 9, más allá de los primeros comentarios que seguramente tendrán que ver con la agilidad del tráfico y con el silencio que facilita la concentración; me gustaría saber cómo se vive #UnDíaSinNosotras, pero no me entraré hasta el día siguiente puesto que mi celular permanecerá apagado (con la consecuente ausencia en internet y redes de comunicación personal, social o laboral); tampoco sonarán en mi coche las estaciones de radio que suelo sintonizar durante los trayectos (esos que no realizaré) ni conversaré con alguien más. Estaré muerta o desaparecida, o en coma por una paliza o escondida por el miedo, o paralizada ante la perversión…
    Desconozco si nuestra ausencia tendrá efectos en el entorno y las personas con quienes convivimos a diario, pero sé que lo tendrá en mí porque no recurriré a los distractores con los que suelo evadir el contacto con la tristeza, la impotencia, la frustración, el dolor y la desolación que siento al enterarme de alguien más que NO LLEGÓ porque, sin más, le arrancaron la vida o la inocencia. Para mí será un día entero de introspección, de decidir cómo ser, estar, actuar y expresarme el 10 de marzo, con mayor contundencia de cómo he hecho hasta hoy.

    Sé que con ello no voy a mover ningún índice nacional o local de prevalencia de… nada, pero tomaré conciencia de manera más profunda y activa respecto a cómo ejerzo de manera cotidiana el respeto, la solidaridad, la sororidad y el compromiso por hacer valer los derechos humanos, comenzando en casa; cómo me vinculo con familiares, amistades, en los ámbitos de colaboración o formación; y, sobre todo, cómo propicio la paz. Creo que lo que suceda en el paro nacional tendrá que ver con cómo vivir en lo individual la colectividad y cómo asumirnos COMUNIDAD (como unidad); así, la escucha activa, la empatía, la responsabilidad compartida y la apertura no quedarán en cuestión de un solo día sino en ser nuestras mejores versiones cada. Desde mi punto de vista, así empieza la verdadera transformación.

Continua la conversación en social.openinnovationgarage.com

5 más respuestas

Participantes